Intersexualidad xxx

6854933580_2c8b688306_z

También se debate si la forma más correcta de denominar a la transexualidad es transexualismo, transgénero o transgenerismo.

El género gramatical de los términos utilizados para describir a las personas transexuales siempre se refiere al género de destino, es decir, a la identidad sexual con la que se sienten identificadas.

Esta inconformidad lleva a estas personas a intentar adecuar su cuerpo con el género autopercibido y a vivir y ser aceptadas como personas del género opuesto.

La adecuación del cuerpo supone pasar por una terapia de reemplazo hormonal e incluso quirúrgica.

El planteo acerca de que la identidad sexual es arbitrariamente atribuida a partir de una lógica de la bipartición es tan cierto como falaz.

Guarda en sí la ilusión libertaria pero imposible, residual del siglo XIX, de que los seres humanos pueden elegir al margen de sus determinaciones y sin constricciones.

Intersexualidad xxx-30Intersexualidad xxx-71Intersexualidad xxx-48

Estos individuos no necesariamente tiene una inconformidad con respecto a su sexo biológico y no sienten la necesidad de cambiarlo mientras que las personas transexuales sí sienten la necesidad de comportarse y ser percibidos como personas del sexo contrario a su sexo biológico.

Datos estadísticos sobre la población total de los países más pequeños de Europa sugieren que 1 de cada 30 000 varones y 1 de cada 100 000 mujeres desean tratamiento quirúrgico.​ Los problemas de identidad en los niños y adolescentes no se definen como trastornos mentales en el DSM IV.

El 16 de octubre de 2009 distintas organizaciones transexuales se manifestaron en todo el mundo solicitando que en la revisión del DSM V desaparezca la transexualidad como patología.​ En julio de 2016 un grupo de investigadores financiados por el Instituto Nacional de Psiquiatría de México DF presentó un estudio para apoyar el pedido de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) retire la transexualidad de la sección de "trastornos mentales".

En 1988 el endocrinólogo de los Países Bajos Louis Gooren fundó la cátedra de transexualismo en la Facultad de Medicina de la Universidad Libre de Amsterdam (Vrije Universiteit of Amsterdam), en el departamento de Endocrinología, para enseñar a los profesionales la detección precoz de la transexualidad y su tratamiento hormono-quirúrgico.​ La Organización Mundial de la Salud lo incluyó como síndrome médico en 1977 en una resolución adoptada en la XXIX Asamblea Mundial de la Salud.

La CIE-10 define tres trastornos diferentes: trastorno de la identidad sexual de la infancia, transvestismo de rol doble y transexualismo; en el DSM IV, estas tres entidades están recogidas dentro de una misma categoría, denominada trastorno de la identidad sexual.

Esta identificación con el otro sexo no consiste en el deseo de obtener las posibles ventajas relacionadas con los usos sociales; es necesario que existan también pruebas de malestar persistente provocadas por el género asignado o un sentimiento de inadecuación con el papel de dicho género.​ Para efectuar el diagnóstico de trastorno de la identidad sexual deben existir pruebas de malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.​ Este diagnóstico no debe realizarse si el individuo padece una enfermedad física intersexual pues los individuos con trastorno de la identidad sexual poseen unos genitales normales (en contraste con los genitales ambiguos o el hipogonadismo encontrados en las enfermedades físicas intersexuales, como por ejemplo el síndrome de insensibilidad a los andrógenos o la hiperplasia suprarrenal congénita).​ Muchos individuos con trastorno de identidad sexual acaban socialmente aislados.

You must have an account to comment. Please register or login here!